10/19/2006

AMIGO SULTÁN


Querido amigo.


Ahora que te has ido, es cuando más me doy de cuenta de todo lo que he aprendido de ti en estos años que hemos pasado juntos,tiempo en el que nunca fuimos un chico y su perro, simplemente fuimos dos amigos.

Quiero decirte que nunca he tenido amigo más incondicional y que a tu lado aprendí el significado de palabras como lealtad, valentía y orgullo… que si por casualidad tengo yo algo de eso lo aprendí de ti y que nunca me sentí mas seguro que cuando estabas a mi lado.

A lo largo de la vida uno conoce a mucho gente, pasa buenos y malos momentos, pero cuando miramos hacia atrás es poco lo que permanece en el recuerdo, nuestra mente humana es limitada, una maleta en la que no cabe mucho equipaje tan sólo las cosas importantes que nos gustaría llevarnos a la otra vida y en mi maleta siempre estarás tú.

Espero que en el Cielo tengan un buen sitio para correr y jugar a la pelota o cualquiera de esas cosas tan divertidas que solíamos hacer. Te pido que no te olvides de mí para que cuando volvamos a vernos podamos seguir haciéndolas y mirarnos a los ojos felices y agotados de tanto jugar.

Creo que algún día volveremos a vernos y esto no es un adiós simplemente en este camino, como solía ser frecuente, vas por delante de mi… otra vez.

20 comentarios:

Sofián dijo...

Cuántas lecciones podemos aprender de los animales, y qué gran huella dejan en nosotros.

Es verdad que cada uno tiene su personalidad, y Sultán se hacía querer por todos.

Seguro que si pudiera hablar, le hubiera dicho muchas veces a su dueño "te lo agradezco" o "me haces muy feliz", pero ni siquiera eso es necesario cuando, como cuenta Carlos, una mirada es más elocuente que cualquier frase.

Descanse en paz este buen compañero que nos ha dejado recuerdos tan entrañables.

Lore dijo...

Perder a un amigo siempre es doloroso, pero al menos tienes el fabuloso recuerdo de haberlo tenido a tu lado. Hay mucha gente que, por desgracia, no le alcanza una vida para encontrar a un verdadero amigo. Y eso es terriblemente desgraciado.
Nadie desaparece mientras permanezca en el recuerdo. Descanse en paz.
Y no pienses en la tristeza de la pérdida, sino en todo lo que te ha aportado mientras compartió su tiempo contigo.

anilibis dijo...

Qué perro tan guapo.
Un abrazo, Carlos. Ánimo.

Eddie Lucas dijo...

Yo tuve un amigo Perro,(última carta a Sultán):

Me acuerdo cuando cachorro te cogí y te alcé a mi altura para que vieras desde el alto de la alameda, la ciudad y el mundo que ya te pertenecían. Posteriormente creciste más y más y te convertiste en protagonista de largos paseos por la alameda,que era capital de tu reino. Los demás perros te envidiaban y temían y las perras pequeñoburguesas se escandalizaban en apariencia pero en lo mas profundo de sus corazones sabían que eran tus hembras y suspiraban por tí.Era difícil imaginárte sin Carlos al lado, aquel humano que solías llevar a pasear y a que se relacionara. Me acuerdo cuando venías a mi casa y sin pedir siquiera permiso me quitabas la comida del plato para comerla tú y luego obsequiarme con un bonito excremento en mi portal, eso a jamás se lo hubiera consentido a nadie, pero tú eras diferente, porque para tí era lo más natural como soberano que eras, y yo así lo entendí porque cuando te miraba para reprobarte no había maldad en tu mirada y siempre te alegrabas de verme, incluso cuando no me veías bien, incluso cuando envejeciste de pronto y cuando decidiste contemplar desde tu trono cómo íbamos creciendo los demás con una sabiduría que espero algún día llegar a tener.
Lamento no haber tenido más tiempo para disfrutar contigo, lamento no haber podido dar un paseo más por tus jardines, lamento no haber tenido más paraguas para que me destrozaras pero aún así siempre celebraré el haberte conocido, grácias por todo, no te preocupes por Carlos, el te quiere tanto que comprende que te vayas aunque sea el que más lo lamenta. Cuidaremos de él, buen viaje y espera por nosotros en tu nuevo reino.
Hasta siempre.

Anónimo dijo...

La única manera de derrotar a la muerte es nuestra memoria porque realmente solo muere lo que olvidamos.

Sultán consiguió alcanzar Tombuctú.

Anónimo dijo...

Sultan, compañero y amigo.
En mi memoria Sultán no morirá jamás. Lo afirmo así de rotundo por tantos buenos momentos que con él disfruté.
Era un líder en su entorno perruno que controlaba la Alameda santiaguesa como su particular finca, exigiendo de sus congéneres las credenciales de buena educación y mejor comportamiento y en este sentido participaba en alguna que otra reyerta perruna a modo de pacificador con la actidud de ser amigo de sus amigos y dar cara a quienes no lo eran. Es decir sabía trabajar en equipo...
De porte elegante, mirada limpia, lealtad a toda prueba, se integró en la familia como un miembro más aportando mucho afecto y seguridad a cambio del incondicional cariño de Carlos y Pili y el de este anónimo personaje.
Sentía pasión por los paraguas y monederos que lucía en la boca con donaire y gallardía. Fotos de cientos de turistas, especialmente japoneses, lo atestiguan. En sus buenos tiempos también se interesó por los patos y algún chapuzón que otro se dió con Carlos para mofa y befa de pequeños y mayores...
Ultimamente pretendió convertirse en vegetariano y se dedicó a comer peras y manzanas directamente bajadas de los árboles frutales en la huerta de lVista Alegre.
Repudió con vehemencia el lamentable episodio de AGUIÑO y hasta pretendió manifestarse, pero se lo impidieron los achaques en su salud y los problemas de agenda lde Carlos que pretendía acompañarle.
En el momento del adiós se despidió de todos como un caballero con la certeza del ldeber cumplido.
No hay un limbo, dicen ahora, para las personas, pero seguramente exista un Edén para perros entre las nubes de algodón, que dice mi sobrino, donde Sultá juega, es feliz y descansa en paz.
Es un difícil reto llenar este gtremendo vacío porque Sultán, compañero y sinembargo amigo, ERA MUCHO MAS QDUE UN PERRO, ´´compañero del alma compañero,,.

chelo dijo...

No voy a hablar de Sultán porque creo que ya más elogios no caben, yo no le conocía pero he tenido muchos perros y se lo que es perderlos, recuerdo a cada uno de ellos y he llorado amargamente por todos. Pero gracias a Sultán estoy conociendo algunos datos interesantes de tu personalidad, con la consiguiente sorpresa. Resulta que eres HUMANO y SIENTES, lo cual me alegra, por supuesto, prefiero estar a las órdenes de una persona que a las de un superhéroe, por muchos poderes que éste tenga.
Sé que lo has pasado muy mal con todo esto, pero el tiempo lo cura todo y, dentro de un tiempo, Sultán será un recuerdo dulce, tendrás otro perro y lo querrás igual que a él y él te querrá a ti y aprenderás cosas nuevas de él, porque el amor (de cualquier tipo) es como el saber, cuanto más das, más tienes.
Me ha gustado mucho el comentario de eddy y este último del anónimo (aunque no tan anónimo) también, te hacen aparecer mucho más familiar y accesible, espero que muestres más esa faceta, por tu bien y por el nuestro. Les animo a seguir escribiendo, aún a riesgo de que mis comentarios parezcan ridículos en comparación con los suyos. Pero los seguiré haciendo de igual forma, la ignorancia es atrevida.
La vida nos da muchos palos, pero de todo podemos aprender algo para seguir adelante. Ánimo, niño, siempre adelante.

Anónimo dijo...

SULTAN, IN MEMORIAM

En casa, desde que guardo memoria, tuvimos perro pero simepre pastor alemán.
No sé si mi abuelo primero, más tarde mi padre y ahora mi hijo, buscaban en esta raza mayor seguridad, sin más pretensiones, o bien buscaban en ella el modelo de valores como amistad, alentía y lealtad ya entonces, como hoy, a mi modo de ver, importantes para transitar por este entramado social de, con tanta frecuencia, complejas relaciones que nos toca lvivir y a veces padecer.
Sultán fue el paradigma de estos valores y por ello cabe la pregunta, como en otro tiempo, de si un perro puede ser portador de ,,valores eternos,,...Personalmente no me cabe duda porque Sultán era, desde el afecto mutuo, mucho más que un perro en el sentido puramente animal del término.
Por enmarcar a Sultán repecto a sus funciones y desde la convivencia diaria y cercana, decir que fuè el guardián de los grandes silencios de la abuela y las explosivas alegrías de su biznieto yentre ambos el estrecho colegueo con Carlos y la entrañable amistad de la pléyade de amigos con quienes, al parecer, compartía mesa y mantel y alguna qdue otdra gqamberrada carnavalesca.
Su familia, creo que con buen criterio, decidió incinerarlo quizás por integrarle en el elemento FUEGO, él que lo era por excelencia, y en luz y calor, como pretenden IN MEMORIAM recordarlo.

Anónimo dijo...

Después del sufrimiento está la aceptación. Es duro y tarda tiempo, pero se consigue.
Lo que nunca se logra es el olvido, por eso siempre lo recordaré gruñendome cada vez que me veía y corriendo hacia su comida con el ceño fruncido...

Las mejores amistades son siempre aquellas que permanecen como una parte de nosotros.

Sólo despedirme con la frase más repetida cada vez que nos veíamos:
"Corre Sultán que te va comer tu comida la T". Y bueno nunca lo hubiese hecho!!!!, pero todos siempre pensamos que era más persona que animal y realmente sus sentimientos eran los más humanos.

Anónimo dijo...

En Santiago conocido
sobre todo en la Alameda
respetado y hasta temido,
valentía es su bandera
con la mirada altanera
y en el trotar, porte altivo


Atento siempre al ambiente
como buen lider de equipo
ayuda, controla y siente
el reto del compromiso,
ningún perro sin permiso
quiebre paz impunemente.


Requiebra mucho mejor
a patos que a gallinero
y se metió a corredor
de ovejas y de carneros,
cisnes, cabras y borregos
al fin y al cabo es PASTOR.


Para bien o para mal,
es el defensor a ultranza
de la familia y es tal
el ardor y la pujanza
que por hallar semejanza
pretende ser ALEMAN.


Aprecia, sí, las caricias
que responde con cariño
y celebra con albricias
mucho más si son de niño
con aro vuelca el corpiño
y aguarda del sol noticias.


valiente, fiel y leal,
buen amigo y compañero,
seguro que el mejor can
dió su vida por entero,
paraguas y monedero
señorío de S U L T A N.


S E M B L A N Z A

Medusa dijo...

Perder un perro es perder un trozo de uno.

Animo!! que aún quedamos muchos perrunos con aspecto de homínidos en la faz de la tierra.

Anónimo dijo...

CAMINO

Se fue Sultán y se quedaron los pájaros callados.
Y siguió el jardín con su verde árbol y su pilón cuadrado.

Por las mañanas el cielo se muestra plomizo y tocan, como ahora están tocando, las campanas de San Francisco.

Recordarán aquellos que te amaron cada día, cada mes y cada año.
Y en tu rincón del jardín frío, empedrado, rondará tu espíritu nostágico...

Te has ido en soledad, sin hogar, sin árbol, sin pilón cuadrado, sin cielo plomizo y agrio, Y se quedaron los pájaros callados.
COLUMNA.

Anónimo dijo...

Frente al recuerdo.

Con el tiempo, Sultán, aprendí que aunque busco amparo en mi familia y amigos, sigo lamentando tu ausencia.

Con el tiempo me doy cuenta de que muchas experiencias vividas contigo son irrepetibles.

Con el tiempo me percato de que en realidad lo mejor ha sido el conjunto de momentos agradables
que me deparó tu amistad sincera.

Con el tiempo comprendo que sólo quién fué capaz de apreciarme con mis defectos, pudo brindarme tanta compañía.

Con el tiempo me cabe la duda de que el tiempo lo borre todo porque sigo añorándote como el primer día.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

COLUMNA

Anónimo dijo...

AHORA QUE TE HAS IDO

Esperaba oir tu ladrar alegre
y sólo el silencio hiere mi soledad.

Esperaba acompañarte de mañana y tarde y llegó la triste ausencia.

Esperaba con impaciente anhelo, pero no llegaste y no fue nunca.

El escenario de nuestro cotidiano paseo está yermo, triste y despoblado. Mis ojos juegan a buscarte en la penumbra otoñal y no te encuentro.

Las huellas que dejaste me persiguen. No me acostumbro, no, no me acostumbro a vivir perdida y sin tu sombra.

Estás en algún sitio, lejos, donde estés en este lluvioso otoño de tu ausencia, me veo en pos de ti cogiendo estrellas.

Si me nacieran alas para volar
al infinito Edén,donde te halles,
sin brújula voy como las ánimas
en un haz de convergentes soledades,
quiero llorar, pero me faltan lágrimas.

Anónimo dijo...

DE SULTAN. CARTA A LOS REYES MAGOS

Queridos Reyes

Desde este Edén etéreo en que me encuentro, construído de recuerdos y nostalgia, me tomo la libertad de escribiros, como todos los años por estas fechas, con la esperanza de que, al menos tú, disculpa el tuteo, rey Baltasar, mi preferido, cómplice y amigo, puedas atenderme.

Sin más paso a exponerte el listado de necesidades, más o menos perentorias, a saber

Un par de enormes HUESOS de sabores variados para que no pueda pillar mi primo Timón,ya sabes, el de Zumosol...

Tres paquetes de caramelos, en envase grande, para que duren y duren...

Turrón, a esgalla, blando por favor, y mazapanes en abundancia.

Excedentes tales como paletilla de cordero, muslito de pollo, filete empanado y demás delicatessem...

Valen los almendrados, mantecadas, rosquillas glaseadas etc. y queso, mucho queso, de todo tipo y condición, pero sin membrillo que no me gusta. Que manía de mezclar el queso con el membrillo...Me encanta el chocolate en tableta, hummm...

Nada de piedras de turrón negro azucarado, ni de alcohol, ni fumarretas, qdue uno, a esta edad, está sacado de vicios. Excepto mis lazos de amistad sincera con cierta perrita que ejem, ejem, ya sabeis.Y de cuando en vez alguna canita al aire...también cabe.

Para la familia todo mi cariño y que los añoro un montón.

Afectuosamente SULTAN.

P. D. AUPA LOS TORNILLOS, de parte de este forofo que lo es SULTAN.

Anónimo dijo...

Sultán. Me consta que los Reyes han leído tu carta porque nos dicen que el Cartero Real la entregó con acuse de recibo y por esta vez El Correo, que tú bien conoces, ha funcionado con regularidad.
Prepárate porque esta noche tu amigo Baltasar te entregará, salvo causas de fuerza mayor, el pedido. No te desesperes si se produce retraso en el horario porque, como muy bien sabes, se le acumula el trabajo con los niños que es su prioridad y seguro que lo entiendes.
Que tengas un feliz 12 cumpleaños, que coincide el mismo día de Reyes.Procura pasarlo bien y darle a Iris bicos y abrazos. A la mora también para que no se cele y a todos tus congéneres y amigos que habitan en ese Edén.
La familia sigue muy nostálgica. Te echamos mucho de menos en estas Fiestas y ni te imaginas, aún en tu ausencia, cuánto te queremos.
Con todo nuestro afecto y arriba los TORNILLOS¡.

Carlos dijo...

Féliz cumpleaños amigo.
¿Sabes? hoy te he echado mucho de menos recordando los días de reyes pasados cuando corrias por toda al casa con los juguetes que te traían aunque lo que mas te gustase era trocear el papel de regalo y dejar el piso hecho una cuadra.
Este año me ha costado más levantarme para buscar mis regalos, seguramente por no tener un amigo con quien compartirlos.

Anónimo dijo...

Carlos, qué bonito escribes cuando te dejas llevar por el corazón y demuestras tus sentimientos, que los tienes, aunque procures hacernos ver al resto de humanos comunes que sólo la criptonita te hace mella.
La gente sensible es la que más marca, no lo olvides.
Y feliz cumpleaños a Sultán. Esté donde esté seguro que habrá disfrutado con unos buenos "werters originales".

Zenobia dijo...

Es difícil escribir en esta entrada,porque hablar de la pérdida de alquien /algo ( para mi alguien) a quien/ que se quiere tanto siempre es ingrato.Nunca llegué a conocer a Sultán,pero sin duda,y por todo lo que aquí se ha escrito sobre él debía ser un perro estupendo.
Sin ánimo de remplazar en vuestras vidas y mucho incitar su olvido,os invito a que adoptéis un nuevo amigo,seguro que a Sultán le gustaría ver que quereis,cuidáis y recibis afecto de otro de sus congéneres.Como sé Carlos,que eres amigo de las causas altruistas,en el Refugio de Bando hay un montón de amigos de cuatro patas,peludos y ladradores esperando la oportunidad de que alguien les brinde su amor y sus cuidados.Muchos besos.

Carlos dijo...

Aún me acuerdo de ti y te sigo echando mucho de menos,amigo.